Vitamina C antes de hacer deporte puede tener beneficios en la recuperación

Las mujeres que tomaron 1.000 mg de ácido ascórbico (vitamina C) antes de realizar ejercicios de intensidad moderada en bicicleta durante 30 minutos mostraron un incremento en su capacidad antioxidante después del ejercicio.

Ingerir vitamina C antes de un único ejercicio “incrementa el poder antioxidante en la sangre y parece mitigar el aumento de la actividad de superóxido dismutasa inducida por el ejercicio”, escriben los investigadores de la Universidad de Chiang Mai en Tailandia.

 

Explican que la actividad de superóxido dismutasa es un marcador de estrés del cuerpo. Descubrieron que esta actividad era significativamente elevada después de realizar ejercicio junto con la ingesta de una pastilla placebo, pero se suprimió cuando los participantes ingirieron la suplementación de ácido ascórbico.

 

La vitamina C es un antioxidante. Los investigadores argumentaron que la eficacia de los suplementos de vitamina C sobre el estrés oxidativo inducido por el ejercicio no está claro. “Algunos estudios demuestran que no tiene efecto alguno y otros afirman una reducción de los marcadores de estrés oxidativo después de realizar ejercicio.”

 

Su objetivo para este estudio era evaluar si la suplementación con ácido ascórbico antes del ejercicio podría proporcionar un fuerte apoyo de las defensas antioxidantes y el metabolismo de la glucosa. También quisieron explorar si la ingesta de ácido ascórbico antes del ejercicio en adultos sanos y desentrenados podría prevenir daños musculares.

 

Para este último objetivo, los investigadores no encontraron ninguna relación en su estudio actual. “La suplementación con ácido ascórbico antes de realizar ejercicio mejora el poder antioxidante pero no previene el daño muscular”, escriben.

 

Los resultados fueron publicados recientemente en el Journal of the International Society of Sports Nutrition.

Detalles del estudio

En el estudio participaron diecinueve mujeres saludables entre los 22 y 25 años.

 

“Se ha sugerido que los suplementos antioxidantes pueden mejorar el rendimiento tan solo cuando sus niveles de antioxidantes endógenos están agotados y después de alcanzar las concentraciones normales, no se han observado más beneficios”, escribieron los investigadores citando un estudio de 2007 publicado en el Journal of Nutritional Biochemistry.

 

Por tanto, las participantes que reclutaron fueron mujeres sedentarias y que no habían participado en ningún programa de entrenamiento regular en al menos un año.

 

El estudio tenía un diseño cruzado, lo que significa que los participantes tomaron una cápsula por cada día de ejercicio, ya fuera un placebo o 1.000 mg de ácido ascórbico. Después, pasaron por un período de “limpieza” de una semana antes de volver a visitar el laboratorio, ingiriendo una cápsula diferente y siguiendo el mismo ejercicio y protocolo de análisis de sangre.

 

Las muestras de sangre se cogieron justo antes, justo después y 30 minutos después del ejercicio para determinar los marcadores de daño muscular, estrés oxidativo, albúmina plasmática, proteínas totales y glucosa.

 

Los investigadores admitieron que había varias limitaciones en el diseño del estudio. Por ejemplo, las participantes realizaban los ejercicios en ayunas, lo que significa que es difícil extrapolar estos resultados en condiciones deportivas normales cuando los atletas normalmente no ayunan.

 

“Se necesitan investigaciones adicionales sobre los suplementos de ácido ascórbico durante el ejercicio para comprender su interacción con otras moléculas”, añadieron.

 

Referencias

 

Yimcharoen M, Kittikunnathum S, Suknikorn C, Nak-On W, Yeethong P, Anthony TG, Bunpo P. Effects of ascorbic acid supplementation on oxidative stress markers in healthy women following a single bout of exercise. J Int Soc Sports Nutr. 2019 Jan 21;16(1):2.