El efecto antiviral de la quercetina podría inhibir la entrada del virus

El polifenol quercetina es uno de los flavonoides omnipresentes que se encuentran en muchas hierbas, frutas y verduras. Entre los alimentos más comunes destacan los arándanos, las cebollas rojas, el brócoli, la coliflor, la col rizada y algunos frutos secos.

 

Se ha demostrado que la quercetina ofrece fuertes beneficios antioxidantes y antiinflamatorios. A esto se le añaden otras propiedades antihipertensivas, anticoagulantes y antihiperglucémicas.

 

Estudios con quercetina

 

Anteriormente se demostró que la quercetina podría ayudar a proteger a los pacientes afectado por el virus de la influenza A H1N1.(1) Sin embargo, se desconocía el mecanismo exacto.

 

En un estudio publicado en la publicación Virus, los autores investigaron los efectos de la quercetina como agente antiviral.(2) Cabe señalar que el impacto de este tipo de infecciones varía. Pueden causar brotes estacionales y, como estamos viendo ahora con la COVID-19, puede llegar a formar una pandemia mundial que afecta a la salud pública y a la economía.

 

Ha habido varias otras infecciones de gran impacto, como la gripe porcina H1N1, la gripe aviar H5N1 y la gripe H7N9. Esto provocaron síndrome de dificultad respiratoria aguda, compromiso pulmonar y, en algunos casos, hasta la muerte. Debido a la falta de medicamentos para tratar estas infecciones, los compuestos naturales son un área importante de descubrimiento de investigación antiviral.

 

Prevenir la entrada del virus

 

El ciclo de vida del virus de la influenza consiste en la unión, entrada, replicación y liberación del compuesto viral. En el último estudio se ha demostrado que la quercetina puede inhibir la entrada del microorganismo en la etapa temprana de la infección, midiendo la inhibición en un modelo de infección celular.

 

Este es el paso inicial del ciclo de replicación viral. Además, el equipo de investigación notó que el efecto inhibidor aumentó cuando el virus se preincubó con quercetina. Cabe añadir que la quercetina ayuda a reducir la expresión de citocinas proinflamatorias y la inflamación pulmonar en ratones. Esto se debe a su poder antioxidante y sus propiedades antiinflamatorias.

 

Resultados y conclusiones

 

En resumen, la quercetina puede ser un polifenol natural económico pero efectivo. De hecho, tiene la capacidad de brindar apoyo durante las infecciones por influenza.

 

El uso de la quercetina se puede combinar con otras terapias y medicamentos, lo que podría respaldar su efecto antiviral al tiempo que ayuda a reducir la dosis y los efectos secundarios del medicamento. El rango de dosis para la suplementación con quercetina suele estar entre 200 mg y 1200 mg.

 

Por último, de cara a otros compuestos con propiedades antivirales potenciales, destacan las vitaminas A, C y D, zinc, monolaurina, melatonina, resveratrol y geranilgeraniol. Se ha demostrado que la vitamina C mejora la absorción de quercetina y aumenta los niveles plasmáticos.

 

Referencias

 

  1. Uchide N, Toyoda H. Antioxidant therapy as a potential approach to severe influenza-associated complications. Molecules. 2011;16(3):2032-2052.

 

  1. Wu W, Li R, Li X, et al. Quercetin as an Antiviral Agent Inhibits Influenza A Virus (IAV) Entry. Viruses. 2015;8(1):6.