Sin categoría

Recomendaciones para viajar por Europa en tren

Disfrutar de la aventura de viajar en tren por la Unión Europea es algo irrepetible y que todos hemos soñado poner en práctica en algún instante. Este género de viajes ofrece muchas ventajas, la comodidad, el no invertir el tiempo en el aeropuerto, poder gozar de las vistas y llegar directo a los países de destino.

1. Planifica tu trayecto

Un trayecto es algo necesario para este género de viajes. Par no tener que invertir tiempo y aprovechar al máximo el viaje, lo idóneo es tener planeado qué países vas a visitar.

Efectuar la reserva de los trenes suele ser imprescindible y muy aconsejable, en tanto que las plazas pueden ser limitadas tanto para los trenes de alta velocidad para los nocturnos. Con lo que, si pretendes viajar en alguno de los 2, hazlo ya antes de emprender tu aventura.

Probablemente cada vez que desciendas del tren no descansarás hasta de noche. Te recomendamos que cada 3 o bien cuatro días, ya sea una mañana o bien una tarde, efectúes un recorrido más suave que te deje descansar ligeramente para seguir a tope a lo largo del resto del viaje.

2. Dónde dormir

El sitio para dormir depende al 100 por cien del presupuesto de cada uno. Si te lo puedes permitir, la opción de alojamiento más cómoda es un hotel o bien hostal próximo a la estación de trenes, para no tener que cargar un buen tiempo con las maletas. Si bien generalmente en este género de viajes la gente acostumbra a alojarse en albergues juveniles, pisos compartidos o bien el llamado coachsurfing, que es gratuito.

Otra opción “gratuita” es la de subirse al tren nocturno e intentar dormir a lo largo del trayecto del viaje.

3. Cuida tu equipaje

Te recomendamos que cuanto menos mejor, en tanto que deberás llevarlo a lo largo de todo el viaje. Hay que intentar transportar lo básico: un par de pantalones, unas cuantas camisetas que ocupen poco, lencería, un chubasquero, 2 pares de zapatos, kit de aseo, toalla de secado, y un saco de dormir también sería interesante. Además, en algunas estaciones hay casilleros o bien taquillas donde puedes dejar algunas cosas.

Además de esto, es aconsejable que pongas etiquetas en la mochila con tus datos personales por si acaso se pierde.

4. El dinero es importante

Llévate lo justo en dinero efectivo. En la Unión Europea existen una enorme multitud de cajeros donde puedes emplear tu tarjeta de crédito o débito. De esta manera evitaremos ser un reclamo para los amigos de lo ajeno.

5. Los idiomas…

Para moverte por Europa es un plus hablar inglés. Es algo esencial para poder hablar con los lugareños, si bien en el caso de que no sepas, esto no tiene que ser un óbice para disfrutar la experiencia.

Uno de los trucos más frecuentes es anotar ciertas preguntas usuales y palabras específicas en un bloc de notas de viaje, el teléfono móvil o bien algo que siempre y en toda circunstancia se lleve encima. Si bien hoy, existen multitud de “aplicaciones” móviles que tienen reconocimiento de voz y lo traducen en el idioma local.

6. El visado

Hay que tomar en consideración que si no perteneces a la Unión Europea deberás contratar un seguro de viaje visa Schengen, puesto que éste te permite el tránsito por la mayor parte de países europeos.

7. La Tarjeta Sanitaria Europea

Este documento, gratis, personal y también intransferible, puedes tramitarlo en cualquier Centro de Atención e Información de la Seguridad Social. Otorga a todos los adjudicatarios de la Seguridad Social los mismos derechos sanitarios que los habitantes de los estados que vayas a visitar, con lo que no es mala idea obtener la Tarjeta Sanitaria Europea cuando estés planificando tu itinerario.