¿Por qué cambiar de un cepillo de dientes de plástico a uno de bambú?

De la misma forma en la que evitamos el uso de vasos, pajitas y bolsas de plástico por el bien del medio ambiente, es hora de pensar en lo que utilizamos para la higiene bucal. Debido a que la mayoría de los cepillos de dientes son de plástico y a que los fabricantes y dentistas recomiendan reemplazarlo cada tres meses acabamos desechando una gran cantidad de plástico.

Afortunadamente, hay una alternativa disponible: cepillos de dientes de bambú elaborados con materiales sostenibles. A la hora de reemplazarlo el mango puede utilizarse para el compost y las cerdas se pueden reciclar.

Los cepillos de bambú son similares a cualquier otro cepillo manual que se encontraría en el estante. Tienen un asa y cerdas para eliminar los trozos de comida y la placa de los dientes. La diferencia principal entre los cepillos de bambú y los cepillos de plástico es el material utilizado para hacer el mango.

Aunque los cepillos de bambú pueden parecer un artículo nuevo y ecológico, en realidad son uno de los cepillos de dientes más antiguos. Como señala la Biblioteca del Congreso, los primeros cepillos de cerdas se inventaron en China en el siglo XV y presentaban cerdas de jabalí y mangos de bambú.

Si bien es más probable que hoy en día las cerdas de los modernos cepillos de dientes de bambú estén elaborados con nylon-4 todavía se pueden encontrar algunas cerdas hechas de pelo de jabalí. Otros ofrecen cerdas infundidas con carbón activado que puede ayudar a blanquear los dientes.

 

Credenciales ambientales

“Los mangos de los cepillos de dientes de bambú pueden tardar seis meses en convertirse en abono, mientras que los de plástico tardan cientos de años en descomponerse por completo”, dijo Emma Priestland, activista contra el uso del plástico en Friends Of The Earth.

También existe el riesgo de que los cepillos de dientes, como otros desechos plásticos, acaben en el océano. Para Natalie Fee, fundadora de City To Sea, grupo activista para la contaminación de plásticos, fue suficiente ver en primera persona el impacto de los cepillos de plástico en la naturaleza para promover el cambio al bambú.

“Hace cuatro años vi una foto de un cepillo de dientes dentro del estómago de un polluelo de albatros y deje de utilizar cepillos de dientes de plástico. Nunca me había planteado donde acababan y me horrorizó pensar que podían acabar en nuestros océanos”.

Según Daniel Jones, cofundador del servicio de suscripción de cepillos de dientes Bristle, los cepillos de bambú también tienen una huella de carbono más baja, ya que no se ha extraído ningún aceite para realizar el cuerpo del cepillo de dientes.

“Cambiarse de un cepillo de plástico a uno de bambú es una cosa muy fácil de hacer para empezar a reducir los desechos plásticos generados en casa inmediatamente”, dijo Jones.

Es recomendable informarse acerca de la marca de cepillos que se quiera comprar para asegurarse de que las cerdas están hechas con materiales biodegradables. “Comprueba la lista de materiales y composición a la hora de comprar el cepillo para asegurarte de que esté completamente libre de plásticos”, aconsejó Priestland.

 

Un paso de cara al futuro

El uso de cepillos de dientes de bambú es una buena opción para los que quieren mantener una rutina diaria tan libre de plásticos como se pueda. Es una forma de mantener una rutina de higiene dental sostenible.

Según Priestland “Me siento más feliz al usar un cepillo de dientes de bambú y utilizándolo para el compost o como marcador de plantas en mi jardín cuando sus días como cepillo de dientes llegan a su fin”.