Sin categoría

Los mejores lugares de montaña para descansar

Francesc Robert R. es sinónimo de nerviosismo, de no parar, de inquietud por el presente y por el futuro… Por ello, siempre tengo a cuenta el tomarme cada cierto tiempo unos días para relajarme y descansar como se merece.

Para que pueda tener al alcance todo lo que necesito y la recarga de energía necesaria, siempre cuento con el siguiente listado de lugares donde poder descansar rodeado de paz y naturaleza.

 

Imagen: francescrobertribes.com

 

Andorra

El país pirenaico tiene todo lo que le puedes pedir a un lugar de montaña creado por y para el descanso.

A sus paisajes de impresión, rodeado de montañas mires por donde mires, hay que sumarle un centro balneario de primera, Caldea, y todos los servicios necesarios que ofrece una gran ciudad en formato de pequeño pueblo.

La Vall d’Arán

No salgo de los Pirineos para reseñar otro de los lugares que esta montaña esconde del nerviosismo de la gran ciudad.

Pasear por Vielha es pasear por otros tiempos donde la alarma, el móvil y los continuos desplazamientos del trabajo a casa y de casa al trabajo no existen.

Ordesa y Monte Perdido

La parte aragonesa no es que no tenga nada que envidiar a lo visto en Andorra y Lleida, es que suma a la extraordinaria belleza de estos paisajes el primer parque declarado como nacional en España y por méritos propios.

Este conjunto, declarado también Patrimonio de la Unesco, tiene todo lo que la naturaleza nos puede ofrecer a lo grande

Selva de Irati

Los paisajes de otoño más hermosos forman parte de la Selva de Irati, en Navarra. Una escapada imprescindible si queremos deleitarnos con la más amplia gana de tonalidades de naranja y pardo envueltas en un bosque excepcional.

De camino conviene aprovechar y visitar las localidades de Roncesvalles, punto de salida del Camino de Santiago, y dirigiéndonos hacia el país vasco, Zugarramurdi y la magia de los pueblos que fueron víctimas de la caza de brujas inquisitorial.

Las Alpujarras

Del norte pirenaico al sur donde nos espera el Mulhacén. Al bullicio de Sierra Nevada le rodean los pueblos que forman la comarca granadina-almeriense de Las Alpujarras, donde no es que el tiempo se haya parado en algún momento, es que viven con un calendario totalmente distinto al del resto de “urbanitas”.

Con una gastronomía excepcional y pueblos monumentales perfectamente encalados de blanco impoluto, unos días en Las Alpujarras es el mejor desintoxicante posible, y con la bella Granada y su Alhambra a dos pasos.

Sierra de Tramuntana

La combinación de sierra, pueblos montañeros, mar y pueblos marineros en apenas unos kilómetros suponen la perfección hecha isla. Y aunque hablar de Mallorca, sobre todo en verano, no es hablar de calma en exceso, escaparnos a sus montañas a apenas minutos de la capital es todo un privilegio. Más aún si en nuestro camino nos encontramos con localidades como Valldemosa o Sóller, siendo esta última puerta de entrada al Mediterráneo y al Puigmajor.