Sin categoría

CONSEJOS PARA AFRONTAR UNA CARRERA LARGA

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Es posible que ya hayas participado en alguna carrera de pocos kilómetros o estés pensando en hacerlo. Son carreras en las que no es necesaria una preparación muy especial para participar en ellas, y donde llegaremos a la meta con toda probabilidad si hemos entrenado bien durante las semanas anteriores.

Recuerda que, para cualquier tipo de carrera, es importante controlar tus pulsaciones con un buen pulsómetro. La web especializada Pulsómetro Sin Banda te ayudará a elegir el que mejor se adapte a tus necesidades.

Pero si nos enfrentamos a distancias mayores, pongamos a partir de los 21 kilómetros que representan un medio maratón, debemos tener en cuenta algunas cosas que nos pueden ayudar a rendir mejor.

Aquí van algunos buenos consejos para largas carreras:

ESTUDIA BIEN EL RECORRIDO

No te plantes en la línea de salida sin tener ni idea de por dónde te va a llevar el recorrido. Aunque puedas pensar que da igual, en momentos de agotamiento te vendrá bien saber si estás cerca de un avituallamiento, si estás a punto de pasar por un monumento destacado o cualquier otra cosa que te ayude a superar el momento de crisis.

PREPARA UNA ESTRATEGIA DE CARRERA

Y no sólo eso, sino que además, cúmplela a rajatabla.

Si es una estrategia de carrera conservadora, mejor que mejor. Lo ideal es que trates de mantener un ritmo constante durante toda la carrera, por lo que debes elegir un ritmo que sea acorde a tus posibilidades. Es verdad que cuando estamos en carrera damos un plus por encima de nuestro rendimiento respecto a cuando entrenamos, pero debemos ser realistas y marcar objetivos que se puedan cumplir.

CUIDADO CON LA HIDRATACIÓN

Este tema es tan importante como olvidado por la mayoría de corredores.

Muchos de ellos sólo beben cuando tienen sed, pero hay que recordar que si estamos notando la sed de nuestro cuerpo, ya estamos llegando tarde, pues nuestro cuerpo nos avisa cuando ya está falto de hidratación.

Es verdad que a veces molesta tener que llevar la botella en la mano mientras corremos, pero vale la pena beber a pequeños sorbos y llevar la botella encima un par de kilómetros que deshacerse de ella demasiado pronto y sin apenas haber bebido.

Como puedes ver, con estos sencillos consejos, muy fáciles de aplicar, puedes reducir los riesgos de abandonar en una carrera larga o sufrir el temido muro que golpea al corredor en los kilómetros finales.