Sin categoría

Anímate a cambiar el teclado por un manillar

tecladoPara algunas personas hay dos bandos diferenciados y claramente enfrentados, el de las personas que juegan a los videojuegos y el de aquellos que hacen deporte. Los primeros se pasan horas y horas disfrutando ante una pantalla y un teclado mientras que los segundos prefieren salir a que les dé el aire libre y vivir aventuras por ejemplo, sobre dos ruedas y un manillar.

Deja el teclado: Tecnología y deporte de la mano

Pero estos bandos no tienen que estar enfrentados nunca más, tecnologías y deporte van cada vez más de la mano y un ejemplo lo tenemos en las modernas pedelecs aptas incluso para los más frikis de los ordenadores. No importa si no se ha realizado deporte nunca, con estas bicis con asistencia al pedaleo va a ser tan fácil que muchos empezarán a preguntarse si no se han estado perdiendo algo muy bueno durante demasiado tiempo.

Deporte y tecnología punta

 

Evidentemente lo de los dos bandos es una exageración y una manera de bromear sobre los clichés que en esta sociedad existen sobre los amantes de los ordenadores, pero tenemos que reconocer que aquellos que disfrutamos mucho del teclado a veces pecamos de cierto sedentarismo ya sea porque lo vamos dejando a un lado o porque el ordenador reclama mucho tiempo, especialmente cuando es también nuestro instrumento de trabajo.

Esto hace que una vez que nos animamos a salir y hacer un poco de ejercicio todo resulte mucho más costoso, nuestro cuerpo ya no responde como antes y nos cansamos con mucha más facilidad. Por eso es natural que siendo amantes de la tecnología recurramos a ella para conseguir facilitarnos las cosas.

Las bicis con asistencia al pedaleo no son más que bicicletas convencionales a las que se les ha añadido un pequeño motor, el cual está alimentado por una batería eléctrica. Al pedalear, este motor ofrece un mayor impulso a los pedales haciendo que nuestro esfuerzo se vea multiplicado y claramente optimizado.

Menos esfuerzo y más diversión

 

Con menos esfuerzo, conseguiremos mejores o iguales resultados que otra persona con mejor forma física y una bicicleta convencional, lo que nos permite salir en grupo con los amigos algo más preparados sin quedarnos atrás constantemente. Por supuesto, al realizar menos esfuerzo también corremos menos riesgo de lesionarnos, algo frecuente cuando se hace ejercicio tras demasiado tiempo evitándolo.

Como el sacrificio no será tan grande, la diversión será mucho mayor lo que sin duda es un estímulo para repetir la experiencia y comenzar a practicar deporte de una manera mucho más habitual.